Son procesos que permiten reparar o mejorar las superficies deterioradas usando recubrimientos , pinturas y morteros de alta resistencia y de bajo espesor, de rápida aplicación que permite poner en servicio en el menor tiempo.
Estos sistemas son indicados para la industria en continua producción.